Aprender a emprender

es como aprender a andar

Emprender es contagioso.

Yo me contagié en Octubre de 2015, durante el programa IVLP, que me llevo a cruzar EE.UU desde Washington hasta Seattle y volví con la convicción de que haría algo, de que devolvería esta gran oportunidad que tuve como gratitud en la confianza que habían depositado en mí y, fue entonces cuando me invitaron a participar de los fondos AEIF.

Mi propuesta es la que hoy comparto con todos vosotros a través de Turning Point Challenge y a la que te invito a participar, como candidato, como mentor, como entidad colaboradora, como donante, como profesional, pues necesitamos tu apoyo para conseguir los mejores resultados para reducir el paro juvenil de nuestro país.

Es muy curioso, pero el emprendimiento es contagioso, porque la gente que emprende vive con emoción y da todo lo que tiene para llegar donde ha imaginado.

En Octubre de 2015, tuve el honor de ser seleccionado por la Embajada de EEUU en España me para ser parte del programa IVLP, International Visitor Leadership Programe, en su 75 aniversario.

El programa consiste en un viaje que promueve el Departamento de Estado de EE.UU, de 3 semanas en el que recorres EEUU de costa a costa, visitando diferentes ciudades y conociendo diferentes programas de emprendimiento a nivel local y a nivel estatal.

En este viaje tuve la oportunidad de conocer muchas incubadoras, espacios de coworking, programas e iniciativas cuyo objetivo era aprender a emprender y a poner en marcha un proyecto profesional.

Programas a muy distinto nivel, programas de universidades privadas, con el de Georgetown y también un programa para inmigrantes y población social desfavorecida. Daba igual en que ciudad estuvieras, en todas existía multitud de oportunidades para aprender a emprender.

Esto me deslumbro, porque como a todo en la vida, para saber hay que aprender primero, emprender también.

ÚNETE A TURNNING POINT CHALLENGE